Manipulación

Materia Prima

Nuestra masa de pizza es un producto 100% natural elaborado con cinco ingredientes básicos: harina, agua, levadura, aceite y sal.

Las claves para lograr una masa de pizza óptima radica en la elección de harinas de primera calidad. A continuación un meticuloso proceso de amasado en la que cada paso se controla al detalle. Cuidamos que los ingredientes se mezclen en el momento justo, respetando los tiempos y temperaturas ideales. Una vez creadas las bolas de pizza, las sometemos a un proceso de ultra-congelación para preservar intactas todas sus propiedades. Se envasan y envían a su destino final en vehículos a temperatura controlada, vigilando en todo momento que no se rompa la cadena de frío.

Puede mantener las bolas en su congelador hasta 6 meses y solo deben sacarse cuando se vayan a utilizar. Aunque se puede acelerar el proceso de descongelación, haciéndolo a temperatura ambiente, ésto no es lo recomendable. Lo ideal es una descongelación lenta, pasando las bolas del congelador a la nevera o cámara de refrigeración. Este proceso debe durar 12 horas como mínimo. Al realizarse a temperatura controlada (3ºC a 5ºC) provocará que los cristales de harina y agua que se han creado dentro de la masa, se disuelvan lentamente hasta su estado normal y que la levadura empiece a actuar. Comenzará así, el proceso de fermentación.

Durante la fermentación, se desprende gas CO2 que queda retenido dentro de la estructura de la masa, formando los típicos agujeros que se denominan alvéolos. Cuanto más retardada (lenta) sea esta fermentación, más alvéolos se forman, dando lugar a que la masa de pizza dure más tiempo en óptimas condiciones. Al final, una vez condimentada y horneada, lograremos una pizza ligera, de fácil digestión y con un fantástico sabor.

Almacenamiento

Las masas de pizza se presentan en forma de bolas ultracongeladas que se distribuyen en vehículos con temperatura controlada entre -18ºC y -20ºC. Sin romper la cadena de frío, deben mantenerse congeladas si no van a utilizarse de manera inmediata.

Preparación Previa

Calcula el número de masas de pizza que crees que vas a necesitar porque hay que tener en cuenta el tiempo de descongelación + fermentación. Coloca las bolas congeladas en bandejas o en contenedores apilables, tápalas evitando que les de el aire y se resequen. La descongelación puede hacerse:

  1. En cámara de refrigeración (4ºC): de 18 a 24 horas
  2. A temperatura ambiente (25ºC): de 6 a 12 horas

Te recomendamos que dejes transcurrir 24 horas como mínimo antes de utilizarlas. Las bolas habrán descongelado completamente y también habrán fermentado lo suficiente para obtener un resultado óptimo. Las masas se hinchan y alcanzan el doble del tamaño que tenían cuando estaban congeladas.

cajon-masa-pizza

Mantén las bolas tapadas en la cámara de refrigeración y podrás utilizarlas durante 72 horas más conservando intactas sus propiedades. Esto es perfecto, porque si pones a descongelar más bolas de las que luego utilizas, las puedes utilizar al día siguiente, al segundo o al tercer día desde su descongelación. En resumen, no sufres mermas, no tendrás que tirar producto a la basura.

Estirado de la masa

Cuando vayas a elaborar una pizza, saca la masa de la nevera o cámara de refrigeración y deja que se atempere unos minutos antes de utilizarla, es decir deja que suba de los 4ºC en los que estaba y alcance los 12ºC aproximadamente.

Sobre una superficie lisa y ayudándote de harina para que no se pegue (te recomendamos la sémola de trigo o semolina), estira la masa con ayuda de tus manos (recomendado). Conseguirás una masa esponjosa de gran desarrollo alveolar (estilo americana). Si lo que buscas es una masa fina y crujiente (estilo italiana) puedes utilizar también un rodillo.

Al final, tienes que conseguir el diámetro y el grosor que tú quieras. El estirado a mano es un proceso más sencillo de lo que parece. Con un poco de habilidad y práctica, en pocos días te saldrán cada vez mejor y más rápido.

Condimentación y horneado

Condimenta la pizza a tu gusto o al de tus clientes. Puedes utilizar todo tipo de salsas, quesos, vegetales, carnes, pescados, etc. Todo vale y las combinaciones son infinitas, pero recuerda, añade tu toque personal que las haga diferentes al resto. Esa es la clave del éxito.

Dependiendo del horno con el que se trabaje y la temperatura que se alcance, así será el tiempo necesario para hornear la pizza. Lo ideal es realizar pruebas hasta conseguir la combinación exacta de tiempo y temperatura hasta obtener tu pizza perfecta.

Call Now Button
0
TU PEDIDO
Calculate Shipping