Manipulación

Almacenamiento
Las masas de pizza se presentan en forma de bolas ultracongeladas que se distribuyen en vehículos con temperatura controlada entre -18ºC y -20ºC. Sin romper la cadena de frío, deben mantenerse congeladas si no van a utilizarse de manera inmediata.
Preparación previa
Calcula el número de masas de pizza que crees que vas a necesitar porque hay que tener en cuenta el tiempo de descongelación. Coloca las bolas congeladas en bandejas o en cajones apilables, tápalas evitando que les de el aire y se resequen.
La descongelación puede hacerse:
a) En cámara de refrigeración (4ºC): de 12 a 24 horas (recomendada)
b) A temperatura ambiente (20ºC): de 6 a 12 horas
cajon manipulacion masas de pizza
Cajón apilable con masas de pizza
En ambos casos la fermentación ya habrá comenzado y la bola habrá duplicado su tamaño. Ahora está perfecta para manipularla. Mantén las bolas tapadas en la cámara de refrigeración y podrás utilizarlas durante 72 horas más conservando intactas sus propiedades. Esto es perfecto, porque si pones a descongelar más bolas de las que luego utilizas, las puedes utilizar al día siguiente, al segundo o al tercer día desde su descongelación. En resumen, no sufres mermas, no tendrás que tirar producto a la basura.
Estirado de la masa
estirando manipulacion masas de pizza
Estirando masa de pizza
Cuando vayas a elaborar una pizza, saca la masa de la nevera o cámara de refrigeración y deja que se atempere unos minutos antes de utilizarla, es decir deja que suba de los 4ºC en los que estaba y alcance los 12ºC aproximadamente.
Sobre una superficie lisa y ayudándote de harina para que no se pegue (te recomendamos la sémola de trigo o semolina), estira la masa con ayuda de tus manos (recomendado). Conseguirás una masa esponjosa de gran desarrollo alveolar (estilo americana). Si lo que buscas es una masa fina y crujiente (estilo italiana) puedes utilizar también un rodillo.
Al final, tienes que conseguir el diámetro y el grosor que tú quieras. El estirado a mano es un proceso más sencillo de lo que parece. Con un poco de habilidad y práctica, en pocos días te saldrán cada vez mejor y más rápido.
Condimentación y Horneado
Condimenta la pizza a tu gusto o al de tus clientes. Puedes utilizar todo tipo de salsas, quesos, vegetales, carnes, pescados, etc. Todo vale y las combinaciones son infinitas, pero recuerda, añade tu toque personal que las haga diferentes al resto. Esa es la clave del éxito.
Dependiendo del horno con el que se trabaje y la temperatura que se alcance, así será el tiempo necesario para hornear la pizza. Lo ideal es realizar pruebas hasta conseguir la combinación exacta de tiempo y temperatura hasta obtener tu pizza perfecta.
Pizza horneada